El pasado 14 y 15 de noviembre en la Laguna Piedra Roja de Chicureo se dieron cita los cerca de dos mil asistentes que llegaron a disfrutar de dos mágicas jornadas de música en el Primer Festival Internacional de Jazz 2014, organizado por la Ilustre Municipalidad de Colina, en conjunto con el Centro Cultural de la comuna y en donde se presentaron grandes figuras de la escena local e internacional.

El destacado trompetista nacional, Christian Cuturrufo, junto a su quinteto, fueron los encargados de abrir el evento el día sábado 15 de noviembre, presentando un variado show de “latin jazz” que cautivó a los muchos que disfrutaron de la velada de música bajo las estrellas.

Cuturrufo, quien también formó parte de la producción del festival, analizó las dos veladas: “El éxito de este evento tuvo dos factores. Primero el carácter gratuidad para las personas y segundo, la capacidad de realizar una inversión que permitió contar con una parrilla de nivel mundial. Acá el municipio se atrevió a invertir en un buen show, calidad de música, en cultura por y para la gente”, enfatizó el trompetista nacional.

El jazz no es uno de los géneros más difundidos en Chile. ¿Cree que con este tipo de iniciativas se puede acercar más a la comunidad a esta corriente?

Esto tiene que ver con el fenómeno de masificación del jazz y de esta música, de la cual yo me siento uno de los protagonistas de la escena, por el hecho de crear, tratando de que en diferentes partes de nuestro país se puedan realizar festivales de talla mundial como el que se ha vivido en Piedra Roja.

¿Cuál es la clave para que se puedan seguir realizando eventos de esta envergadura?

Creo que ofreciéndole a las personas shows de calidad. Invertir en infraestructura, iluminación, sonido, parrilla internacional, lo que obviamente incentiva a que la gente se atreva a venir; A escuchar jazz, muchas veces por primera vez y eso tiene mucho que ver con las agallas que tienen los municipios en entregarle a la gente un buen show, además de cultura de calidad.

¿Siente que se le da mayor importancia a otros géneros, dejando al jazz de lado?

Yo respeto la cueca, cumbia, chachachá, pop y todos los géneros, pero también el jazz tiene que estar presente en la parrilla de los diferentes eventos que se realizan en nuestro país. No hay duda que se trata de música que necesita una unificación auditiva más “elevada” en el termino de comprensión, por lo que es necesario que la gente aprenda a escucharla. El jazz es para todos.

¿Cuál cree que es su aporte a la escena nacional del jazz?

Con un par de personajes más somos la cabeza de serie del movimiento “jazzístico”, en donde vamos e inventamos eventos para el jazz, motivando a la gente para que invierta su tiempo en disfrutar junto a sus familias de esta música, lo cual permite que se nutran de cultura y diversión. Esto es una apuesta maravillosa y si es gratuito, mejor aún.

Enfocándonos en su carrera actual. ¿Cuáles son los desafíos que vienen?

Ahora estoy con mi club de jazz, llamado “The Jazz Corner” (Santa Isabel 451, Providencia), donde estamos tocando y creando un ambiente grato. Además produciendo festivales, grabando algunas cosas y en el verano se nos vienen eventos en todo el país, donde estaremos llevando jazz a todo Chile, así que este fin de año y principio del próximo con harto trabajo.