“Para mi la persona que pinta por pintar, es un pintor, lo importante es darle un sentido a las obras insertando conocimientos que generen una reacción en el espectador, ese es un artista”

Cuéntanos de tu vida

Que puedo decir, nací en Los Ángeles, octava región, pero viví solo hasta los 5 años en esa localidad, y a pesar de haberme ido muy joven, hasta hoy concibo un sentido de pertenencia por lo que siempre he pensado en volver.

Con el tiempo, y por trabajo de mi papá, con mi familia nos vinimos a vivir a Colina.

Primero estudié en Santiago y después, desde quinto básico me vine al Colegio Desirée. Bueno, con el paso de los años lo más duro fue la época universitaria; el tener que viajar a Santiago todos los días fue algo agotador, por eso en un momento casi viví en la universidad, porque llegaba muy temprano y volvía a Colina muy tarde; bueno, con el tiempo el espacio universitario lo comencé a sentir como propio y no era tan malo.

¿Cuándo supiste que querías ser artista?

Yo sabía que quería ser artista, pero no estaba segura qué experimentar, muchos me aconsejaron estudiar una carrera universitaria tradicional porque era una forma de surgir económicamente, pero lo mío era el arte, así que comencé a investigar, y en cuarto medio me decidí, y a pesar de todo mis padres me apoyaron.

¿Tu padre no se opuso a la idea de ser artista?

No, al contrario, en este sentido mi papá me apoyó mucho; a mi se me ocurría hacer los cuadros más grandes (2 ó 3 metros), y él me acompañaba y transportaba, a veces a las 5 de la mañana él se levantaba para ir a dejar mis trabajos a la universidad.

¿Destacabas en la universidad?

Mmm no, yo era de muy bajo perfil, aunque me gusta el tema de la instalación y exposición, sin embargo lo que más me gusta es realizar cosas tranquilas.

Hace dos años, con una amiga que teníamos un colectivo hicimos un mural. Recolectamos cosas de la ciudad e hicimos una mezcla de serigrafía, impresión y pintura, y eso lo llevamos a gran escala. Nuestra idea fue poner al espectador en confrontación con la obra, y que no solo sea algo tranquilo y bonito para admirar. ¿Dónde expusieron? Esto fue el 2012, y lo expusimos en Concepción y el Museo Bella Artes.

Esta obra era un impacto directo para la gente, pues veían lo que significaba sin abstracción, y como la gente muchas veces no tiene cultura artística, en esta obra podían sentirse identificadas.

¿Cambió tu forma de pensar esta exposición?

Definitivamente, esta obra cambió mi forma de pensar y de ver las cosas, porque a veces la gente no asiste a las ver arte, y que nuestra exposición siempre estuviera con personas, me hizo pensar que de verdad la obra tenia sentido, y que realmente le hizo sentido a la gente.

¿Cómo piensas que son mirados los artistas en Chile?

En Chile el arte es para un circulo muy cerrado; elitista, entonces el artista que propone algo más que un cuadro bonito, si no tiene el apoyo económico o contactos, es difícil que resulte exitoso. Yo he asistido a galerías donde me he preguntado ¿y esto qué es?, Y no es más que un florero bien pintado, entonces surge la interrogante de por qué pintar algo bonito, ¿por qué te gusta? o ¿hacer arte?, y esa gente vende sus cuadros en millones, y para un artista que no tiene ese tipo de circulo, es más difícil financiar toda la gestión artística de una exposición.

¿Cómo llegaste al Centro Cultural de Colina?

Hace años, cuando estaban restaurando la casa de la cultura, yo estaba en cuarto año de universidad y me acerqué a preguntar para exponer. Las puertas no se cerraron, pero me dijeron que debía esperar, y al pasar un par de años propuse hacer talleres de verano, y antes de que resultara mi exposición, el centro me apoyó facilitando las dependencias para realizar estos talleres, y así comencé mi carrera en este centro cultural, lo que fue algo importante para mi desarrollo personal.

¿Cómo te sientes trabajando en el Centro?

Yo me siento muy cómoda haciendo clases, y ahí está el tema, hacer cosas que a uno realmente la satisfagan y que no se aleje de los ideales que uno tenga, es lo que más me hace feliz.

¿Has pensado en dejar el arte?

No, siento que a veces se puede descuidar lo artístico para hacer su vida, pero es algo que a uno le reclama tiempo. Uno siente que no puede dejar ir sus sueños; para mi sería un fracaso dejar de crear obras de arte y estoy feliz con lo que he hecho.

Háblanos de tu vida familiar

Me casé el 5 de abril de este año, mi esposo Víctor es profesor, y esto es algo que nosotros proyectamos casi después de 3 años de relación.

¿Dónde se conocieron?

En la iglesia de Colina, lo que es poco común para un artista (sonríe) ¿Hijos? Claro que queremos tener hijos, pero no aún ¿Y si quieren ser artistas? Uff, es complicado, pero siempre los apoyaría en lo que quisieran, mi idea es que sean felices.

¿Sueños inmediatos?

Me encantaría ganar una beca para estudiar en Europa; quiero seguir perfeccionándome en lo artístico, y una de las cosas que más me atrae es el arte terapia; es algo que siempre me ha gustado y espero realizar próximamente para ayudar a niños con capacidades diferentes a que realicen obras artísticas más allá de sólo pintar.